domingo, 27 de julio de 2014

I Ruta Minera

Perfil de la Marcha según mi computador

El pasado domingo 20 de julio se celebró la que para muchos es la Marcha ciclista más dura de Cataluña. La “culpa” la tiene el Coll de Pradell en el km 70.


Equipación Arueda.com 2014 con el dorsal de la Ruta Minera

Para hacer la Marcha, a la que estamos inscritos desde ya hace mucho tiempo, nos juntamos Quim Barba, Pere Borràs, David Peñaranda, José Martínez, Llorenç Pros, Santi Mestre y yo. Vamos a dormir al Alberg de Berga donde nos encontraremos a Juanjo Hita y Edu Llorens y nos darán cena y desayuno. En nuestro grupo han fallado 2 ciclistas, como en el de Juanjo y parece ser que ha pasado con otros tantos.



Las bicis también duermen an la habitación

Es la primera edición de esta marcha y, a una semana de cerrar las inscripciones, había unos 350 inscritos. Al final, y supongo que gracias a la temperatura templada que se anuncia para el día de la Marcha, los inscritos son poco menos de 620, un gran éxito para una primera edición.


Comedor del Alberg de Berga

Quim y José cargando combustible

Pere y su flamante Look

El domingo amanece fresco y nublado. Ideal tratándose de 20 de julio.

Yo y mi inseparable TIME

La salida se da a las 8:15 desde el pabellón de Berga y pasamos todos por el control de XIP. Es neutralizada hasta la carretera de Vilada, en bajada y tranquila por la parte trasera del pelotón. Hemos salido los últimos y Pere y Yo vamos tranquilamente hablando y comentando lo lleno que está el Pantano de Boadella.

David comentando la Ruta con Quim y Santi riéndose al fondo

De izquierda a derecha, José, Santi, David, Quim, Pere y Llorenç

Los km hasta Borredà se hacen muy tranquilos. Tanto Pere como Yo venimos a esta marcha sin apenas haber cogido la bici de carretera. Él hace city bike y Yo estoy corriendo la Copa Marnatón de natación en aguas abiertas. Es por este motivo que me he preocupado de minimizar el castigo sobre mi cuerpo lo máximo posible. Para suplir la falta de entreno y aprovechando que Pedalweb.com somos distribuidores de los productos 4Life, llevo toda la semana tomando Glutamina, fui a dormir con Recall y durante la marcha tomaré chupetines RioVida. Desde el 1 de enero hasta hoy solo he hecho 900km, siendo mi mejor mes el de abril con 348km.



La despensa de Chupetines RioVida

Con estas malas expectativas y participando en la que ha de ser la Marcha más dura de Cataluña, solo me falta la lluvia, que empieza a caer poco antes de coronar el Coll de Batallola, el primero de los 7 que hemos de cruzar.


Perfil del Coll de la Batallola

La lluvia nos sigue hasta Guardiola de Berguedà, donde encontramos el primero de los 4 avituallamientos. Comemos, bebemos y seguimos.



Pere en el avituallamiento de Guardiola de Berguedà


A partir de aquí nos espera una subida que va de Guardiola de Berguedà (724m) hasta el Coll de Pradell (1731m) pasando por el Coll de Fumanyà (1548m). Seguimos a ritmo tranquilo pero sin pausa.



Perfil del Coll de Fumanyà y Coll de Pradell


Las rampas del Coll de Fumanyà llegan a tener el 10%, pero lo peor es que no hay curvas. Son rectas interminables, anchas y sin sombras. Vamos saludando a los ciclistas que adelantamos hasta llegar al Centro de Interpretación de Dinosaurios, donde coronamos el Coll de Fimanyà y donde empezamos una fortísima bajada hasta el cruce del Coll de Paradell.



Pere adelantando a todo el mundo subiendo al Coll de Fumanyà

Son 3km, las rampas son del 20% y tiene algún tramo del 24’4%. Hemos de pasar este calvario cuanto antes, pero hemos de conservar la mecánica y el físico para poder superar los casi 100km que nos restan. José nos alcanza y adelanta, a pesar de tener el cuerpo totalmente magullado por una caída el jueves anterior a la Marcha.


José subiendo la rampa dura del Coll de Pradell

Pere zigzagueando en el Coll de Pradell

Una vez cruzado el fortísimo puerto, empieza una larga bajada con un avituallamiento al principio. En el avituallamiento dejamos a José que se duele de sus golpes y a Quim que llega justo cuando nos vamos. La bajada es larga, fría y agradable a la vista con un imponente Pedraforca sin nubes.



Avituallamiento al principio de la bajada del Coll de Pradell


Estamos contentos. En principio lo que falta es rodar a nuestro ritmo y conservando lo máximo posible. Pere también va tomando Chupetines RioVida y su ritmo es mucho más alto que el mío. Para variar, mi buen amigo me sigue esperando en cada Marcha que hacemos.

Llegada a Gósol


La llegada a Gósol es preciosa por el paisaje y por el día que está quedando. Ahora luce más el sol y empieza a soplar viento.



Gósol desde el Coll de Josa


Pasado Gósol encontramos a Juanjo que está harto de que la bici no le cambie correctamente y decide abandonar. Subimos el Coll de Josa contemplando el espectacular valle con el pueblo de Gósol al fondo.



Perfil del Coll de Josa

La bajada es rápida y, como ya pasó en el Coll de Batallola, a la que hay un agujero, asfalto en mal estado o, como pasa en esta ocasión, una curva con tantos grados que puede llegar a ser peligrosa para nosotros, la impecable Organización coloca 2,3 o 4 voluntarios avisando con tiempo suficiente para que el peligro no represente un riesgo para nosotros.

En el cruce del Josa encontraos otro avituallamiento y, desgraciadamente hay lo mismo que en los anteriores. Están bien surtidos en cantidad, pero no en variedad. Encontramos a faltar algo salado. Tenemos fruta, frutos secos, pastelitos y bebidas varias. Suerte que los Xupetines RioVida no llevan azúcar añadido y entran de maravilla.


Pere rodando pacientemente

Seguimos bajando y aumenta el viento de cara. Es fortísimo y, aun siendo bajada, hemos de pedalear para avanzar. De momento los calambres de las piernas nos están respetando y ya hemos llegado al km 100.



En Tuixent vemos el autocar que la Organización dispone para transportar a todos los ciclistas que lleguen a este punto pasadas las 3 de la tarde. Empieza el puerto del Coll de Port que la verdad es que es agradable, sombrío, con un precioso paisaje cerrado y con viento por todos los lados. Alguien nos grita y silva, pero pensamos que no es a nosotros. Al poco rato Quim nos alcanza diciéndonos que hace rato que nos llama. Nos dice: “he visto 2 toneles en bici y he estado seguro que erais vosotros”. Está fuerte y sube muy bien. Nos acompañará hasta el final ya que José ha dejado de ir con Él al encontrarse mal de las heridas y decidir volver a Berga.


Perfil del Coll de Port y Port del Comte


Coronamos el Coll de Port bastante bien, comemos en el avituallamiento y empezamos una fortísima bajada de 4 km con posterior subida de otros 4 km a más del 8% y un fortísimo viento de cara con mucha gravilla y pocas fuerzas.

Momento en el que Quim nos alcanza en el Coll de Port


La llegada a Port del Conte es una especie de regalo, puesto que ya solo falta bajar y quitarnos de encima el Coll de la Mina, del que sólo sabemos que termina cruzando un túnel.



Bajamos a más de 60km/h pero con mucha precaución porque vuelve a llover, más bien chispear.


Encontramos un avituallamiento en Sant Llorenç de Morunys y, a partir de aquí, nos seguirá el coche de la policía, seguido de la Ambulancia, seguido del Coche Escoba y al final también se le va a ajuntar el Autocar escoba. Pues si que hemos conservado la mecánica y el físico!!!


El Coll de la Mina no llega nunca y, cuando llega, es más largo de los creíamos y con alguna curva de esas que hacen afición.


Perfil del Coll de la Mina

Finalmente coronamos y cruzamos el túnel con asfalto de adoquines para empezar una rapidísima bajada hasta llegar a Berga, donde nos esperan un buen plato de pasta, coca artesana y cerveza en cantidad. También nos dan el obsequio, que no entiendo porque no lo dan el día que vas a buscar el dorsal.


Santi, Quim y Yo comiendo y bebiendo en el Pabellón

La verdad es que estoy muy contento por haber terminado esta Marcha que sí que es dura, pero creo que está a la altura de la dureza de La Volta al Cadí, que tiene 7 Puertos muy bonitos para los ciclista, que está perfectamente organizada y señalizada, que es preciosa porque los parajes por los que cruzamos son de los más bellos de Cataluña y que, una vez más, me hace sentir orgulloso y afortunado de tener los amigos que tengo. También estoy un poco alucinado por haber aguantado tan bien y sobre todo a la mañana siguiente del evento que no he tenido ninguna molestia.

Buen ambiente en la mesa

Gracias a todos.

Mapa de la Ruta y perfil, según la Organización

viernes, 6 de septiembre de 2013

Travessa L'Escala 2013

Después de muchos días nadando para poder hacer mejor papel que el del año pasado, ha llegado el día en que nado la carrera de mi pueblo.
No se trata de grandes distancias ni de una gran proeza, pero me gusta correr aquí. Los míos no vienen a mis carreras, así que hoy los voy a ver en la salida y en la llegada.
Amanece con un pequeño problema, la tramontana. Tramontana es un viento que viene del norte, con rachas fuertes y que deja el mar muy movido, con olas cortas, seguidas, pequeñas y rápidas.


La organización decide, con muy buen criterio, cambiar el recorrido y, en vez de ir de Sur a Norte, es decir cara al viento, iremos de Norte a Sur. Hemos cambiado el recorrido Riells-Plaja por Empúries-Plaja.
El problema de las medusas creo que será mayor, puesto que este año el agua está más caliente.
El transporte hacia la salida será el mismo, las barcas de Marenostrum, hasta la playa de la Muralla, justo la última antes de llegar a Sant Martí d’Empúries.




Soy un privilegiado, una vez más. Hoy me acompañan Sandra y Pablo, grandes amigos, nadadores y deportistas en general, a la par que granadísimas personas. Como ya es habitual, me acompaña Lluís que estos días ha sido un gran entrenador.




En la salida veo y saludo a los míos que se han acercado en bici.




No parece complicado nadar en esta dirección y con esta tramontana, pero entiendo que la gente que no es del Empordà se impresione y amedrente un poco al ver el estado de la mar.
La salida se da puntualmente y las primeras brazadas son cómodas al estar protegidos por el enorme espigón. Una vez en mar abierto, las olas nos audan a ir más rápido pero es más difícil seguir el rumbo correcto.


Voy viendo alguna medusa pero nada alarmante. Lo que más me cuesta es situarme en el espacio, puesto que la costa está alejada y el mar movido y eso hace que no vea vcon claridad si ya he pasado el Hostal Empúries.



En el tramo final, entrando a la playa, una vez pasado el Cargol (roca/isla que delimita la playa) intento acelerar pero veo que la resaca no me ayuda y decido llegar tranquilamente.
En la meta me entero que un chico se ha tragado una medusa. No se si le afecta el picor, el asco o el agobio, pero el pobre está mal y se lo llevan rápidamente. Todo controlado, como siempre.

 

Tras mis 38 minutos y 39 segundos, empiezo a saludar a parientes, amigos y conocidos y me siento agradecido, satisfecho y orgulloso de poder nadar en este mar tan fantástico rodeado de buena gente.


El año que viene, …..más!!!!


domingo, 30 de junio de 2013

34 Marxa Cicloturista Ruta Pirenaica de les 3 Nacions 2013

El perfil según mi computador

La 3 Nacions es una Marcha que siempre me ha llamado la atención y siempre he querido hacer. Transcurre por Catalunya, Andorra y Francia y tiene como mayor aliciente el de cruzar Andorra ascendiendo desde la frontera Española de la Seu d’Urgell a la frontera francesa después del Port d’Envalira y el pueblo del Pas de la Casa.


La ruta según la Organización

La ruta

Para hacer la Marcha, en esta ocasión, cuento con la ayuda de Sergi Ripoll. Con el fin de facilitar la movilidad de los acompañantes, decidimos ir a dormir a casa de los Ripoll Bartumeu en Porta.

Saliendo de Porta

Salimos de Porta a las 7 de la mañana dirección Puigcerdà. ¡Qué ambiente! Está lleno de ciclistas y acompañantes por donde quiera que mires. Nos colocamos en el Carrer Major, donde la Organización concentra a todos los participantes. La salida se da puntualmente a las 8 desde la Plaça Sta. Maria y rápidamente bajamos en dirección Alp.


Sergi listo en Puigcerdà

Éste soy yo

El Carrer Major a tope de ciclistas

El ritmo de los primeros compases me parece exageradamente alto. En la recta que separa Puigcerdà con el cruce de Queixans, vamos en medio de un enorme pelotón a más de 50km/h. Sergi me está esperando pero yo le digo que no lo haga. Estoy un poco agobiado de la poca destreza de muchos de los componentes del grupo en el que nos encontramos y no quiero que esté más pendiente de mí que de los movimientos de los demás.

Delante del Pabellón de Alp (Km 9) encontramos el primer accidente. Una chica se ha “comido” la isleta y ha salido “volando”. Me agobio un poco más mientras intento averiguar la gravedad del accidente, que afortunadamente parece que no ha sido mucha.
Seguimos rodando en grupo pero se va disgregando bastante. Pasamos Bellever (Km 20) con menos de la mitad de los que éramos en Alp y con un buen número de animadores en las calles.
La tendencia de la carretera es en bajada la cual cosa provoca un ritmo muy alto y la pérdida de componentes, al mismo tiempo que alcanzamos grupos nuevos o ciclistas sueltos. Uno de estos ciclistas sueltos es Joan Gol que corre la Marcha en su Brompton. Me “paro” un poco a hablar con el y continúo. Pasamos Martinet (Km 27) a buen ritmo.
Tanto Sergi como yo vamos dando relevos a la cabeza del pelotón y eso nos permite entrar en uno de los peligrosos túneles los primeros. Realmente dentro no se ve nada y has de ser totalmente intuitivo y valiente, ni aflojar ni acelerar para no causar ningún accidente.


Nuestro pelotón llegando a la Seu d'Urgell


Llegamos rápidamente a La Seu d’Urgell (Km 50) y empezamos los 50km de la larga subida que nos separan de la cima del Port d’Envalira.
Antes de entrar a Andorra decido hacer “aguas menores” para no tener este problema en zona habitada. Pierdo a Sergi, pero como veo que está infinitamente más fuerte que yo, pienso que ya lo encontraré en Puigcerdà o quizás en la cima del Coll de Puymorens (una tachuela de 3km ya en tierras francesas).
El paso fronterizo se hace realmente fácil. El desnivel no es demasiado y he podido engancharme a un triatleta de Andorra que conoce bien el terreno y es moderado en su pedaleo.


Entrando en Andorra

En Andorra la Vella (Km 70) encuentro el primer control, en el que no paro, y a Sergi que me está esperando pacientemente.

Fuerte rampa para cruzar Andorra la Vella

Sergi entregándose en la subida

Vamos subiendo más o menos juntos, pero Él parece que no se esfuerce y a mi la subida ya me está machacando las piernas. Antes de Canillo ya empiezo a tener calambres en la pierna derecha. ¡Qué largo se va a hacer esto!. Voy distrayéndome con el espectacular paisaje y, sobre todo, con el río que lleva una cantidad brutal de agua.

Subiendo hacia Escaldes

El rio bajando a tope!!!

Después de Canillo, el Valle se abre

Señales con el desnivel del próximo Km

En Canillo (Km 60) encuentro el segundo avituallamiento y, esta vez sí, paro. Encuentro de nuevo a Sergi que sigue esperándome. Aprovecho para llenar bidones porque llevo 2 y ya me los he terminado. Hace mucho calor y no se ven demasiadas nubes. Como un poco de fruta, Donuts y a seguir!!!
Voy encontrándome más o menos a la misma gente, pero los pierdo en los avituallamientos. Para mí, la gente para demasiado en los controles. La subida es más o menos constante, hasta llegar al Tarter (Km 87) donde la cosa se anima bastante.
Se empieza a ver la cima

Cada vez se abre más

Llego al control de Soldeu (Km 90) donde cargo más bebida y como melón. Sergi ya no está, así que con un poco de suerte mía y un mucho de paciencia suya, lo encontraré en la cima del Coll de Puymorens.
El Valle se está abriendo y empiezo a ver la cima del Port d’Envalira. ¡Dios mío, que lejos!
Sigue subiendo y con un desnivel bastante importante, no tanto por la dureza sino más bien por el rato que hace que estoy subiendo. Ya no tengo demasiados compañeros para hablar (yo pedaleando no callo) y el único qua más o menos coincide conmigo es Ricardo Ferré. Le comento que sale en todas las fotos que estoy haciendo y de esta manera, conseguimos reírnos un poco.
Empezamos las curvas del final del Puerto

Cada Km una señal

Curva tras curva ......

...... y más curvas

Nieve para refrescar la vista, ...pero no el cuerpo.

De repente, ….. ¡sorpresa! Sergi tiene calambres y está ralentizando el ritmo. Se recupera bien y, en la deseada cima, ya vamos nuevamente juntos. ¡Qué ganas tenía de que se terminara! Ambos llevamos un chaleco para protegernos del frío en la bajada, pero ninguno de los 2 nos lo ponemos. Continúa el sofocante calor y no vamos a tener frío bajando.

Unas risas con Ricardo

Parece que llegamos

Sergi me alcanza ......

....... y tiene tiempo de saludar.

Ricardo llegando a la cima del Puerto

La verdad es que es un Puerto muy bonito

Final del Puerto d'Envalira

Las ganas nos pueden y, sin parar en el avituallamiento de la Cima, empezamos a bajar como unos posesos. Adelantamos a todos los que vemos, no en vano vamos a 85km/h. El tráfico nos ralentiza pero aun así pasamos la frontera andorrana/francesa a 70km/h.

Sergi empezando la bajada del Puerto

Rápidamente llegamos al cruce que nos llevará al Coll de Puymorens tras 3km de subida que me tomo con mucha calma vigilando los calambres que ahora ya son en ambas piernas. En la cima encontramos a los padres de Sergi no nos hacen de asistencia hídrica.

Tachuela de Coll de Puymorens

La bajada que tenemos por delante sí que me da miedo. Sergi se la conoce mejor que el recibidor de su casa, pero el asfalto es malo con agujeros en donde menos te lo esperas, con tráfico abierto y, sobre todo, con mucho cansancio.

Nos lanzamos carretera a bajo y seguir a Sergi se convierte en un pequeño calvario. Hasta que no afloja no lo alcanzo. Acabamos siendo un grupo de unos 8 ciclistas con relevos irregulares en la cabeza que me destrozan y provocan que en un par de ocasiones yo y otros compañeros no quedemos cortados.
En La Tour de Carol (Km 130) alcanzamos otro grupo que van dando muy buenos relevos. Pienso que es mi salvación puesto que van ligeramente más lentos pero, sobre todo, sin cambios de ritmo. La alegría se acaba pronto; en Enveig (Km 133) quedo cortado y se colocan 3 coches entre el grupo y yo. Decidido a no perder la rueda hago un esfuerzo extra que me permite alcanzarlos pasado Ur, casi llegando a Bourg-Madame (km 139).

La meta en Puigcerdà

La llegada a Puigcerdà es en subida hasta el pabellón. Allí encontramos a la familia, incondicional y ferviente seguidora de nuestras hazañas, y la meta de la Marcha de les 3 Nacions con su espectacular avituallamiento súper completo (incluido pollo a l’ast).

El recibimiento de la Familia

El apoyo incondicional

El guateque .........

...... de los Campeones!!!

Las clasificaciones, aquí